Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 19 abril 2011

Las cartas de lectores que ponemos a su consideración resultan, para este blog, un ejemplo de lo que debería buscar toda publicación gráfica: consumidores consustanciados con su línea editorial. Sras y sres, alcen las copas y brinden conmigo por el éxito del “contrato de lectura”.

Pd: Gracias Ale por acercarme a estos lectores.

Anuncios

Read Full Post »

Caos vehicular

Titular con el ejemplo

Porque lo extrañamos y lo queremos de regreso. Vaya el homenaje al nunca acabadamente valorado: Arnaldo Perez Manija:

Read Full Post »

El cintillo, en términos periodísticos, nada tiene que ver con una simpática forma castellana de llamar al cinto. En la diagramación de un diario, más precisamente, refiere a la oración ubicada habitualmente en el margen superior de la hoja que sirve de introducción al tema que desarrollan las notas que se reproducen debajo. Esa frase, por lo general, es corta, no tiene verbo o, si lo tiene,  se encuentra en voz pasiva.

Habitualmente el cintillo se repite en varias páginas de un ejemplar en las que se aborda el mismo tema y hasta en días consecutivos (aunque en ocasiones puede presentar pequeñas modificaciones de día a día). Por esta característica suelen ser herramientas fundamentales en la construcción de series informativas y funcionan como mecanismo de editorialización. Dos ejemplos que todos pueden tener bien presentes podrían ser: “las revoluciones en medio oriente” y “ola de inseguridad”.

La volanta, por su parte, no se trata de una reivindicación feminista del instrumento utilizado para dar dirección a un vehículo, sino que es aquella oración que por lo general se encuentra por sobre el título y complementa la información que éste no alcanza a brindar.

Aparentemente el Cintillo tuvo un affaire con la volanta y, fiel reflejo de los días de prensa que nos tocan vivir, la frivolidad hizo que los dos diarios de mayor circulación en Argentina llevaran el entuerto a la portada. El resultado, lejos de lo vulgar, es para regodearse. Una joyita del mecanismo editorializante.

A continuación les mostramos cómo el diario Clarín y La Nación “cintearon” o “volantearon” desde la portada los títulos acerca del “bloqueo” a la planta impresora que demoró la distribución del diario La Nación e impidió la salida de camiones que debían repartir Clarín y Olé el 27/03.

¿Alguna duda acerca de cómo interpretaron la medida de fuerza los dos diarios de mayor circulación a nivel nacional?

Para un análisis más pormenorizado de las portadas de Clarín y La Nación del período 27/03 al 03/04 pueden ver el post anterior presionando aquí.

Read Full Post »

Mucho esfuerzo requiere estar al margen de la disputa existente entre las empresas que editan los diarios de mayor circulación en Argentina y el gobierno nacional. No obstante, mayor aún debe ser la obstinación de la mayoría de la ciudadanía para alcanzar a comprender algo de lo que sucede en las distintas esferas en que se producen los enfrentamientos (o tan solo para darse cuenta cuáles son esas esferas). Es que en la Argentina globalizada y concentrada, todo se vincula.

En este marco, entre el 28/03 y el 03/04 de 2011, buena parte de los consumidores de medios masivos de comunicación fueron espectadores privilegiados de un nuevo capítulo que podríamos denominar, según quien lo enuncie: “bloqueo a la planta impresora”, “reclamo de libertad sindical”, un “nuevo ataque a la libertad de prensa”, un “nuevo apriete a los medios”, “acoso a La Nación y Clarín”, entre otros. Ante la imposibilidad de arribar a una verdad última, veamos pues de qué manera Clarín y La Nación lo “reflejaron” en las portadas de sus ejemplares.

Un poco de historia

Había una vez, más precisamente la noche del sábado 26 de marzo de 2011, una protesta llevada adelante por un grupo de trabajadores reclamando el cese de la persecución sindical por parte de la empresa Artes Gráficas Rioplatenses (perteneciente al Grupo Clarín). La misma, según indica la mayoría de las noticias que se publicaron al día siguiente, fue realizada por alrededor de 40 personas, incluidas parejas e hijos de los trabajadores. Duró tooooda la noche y continuó hasta el mediodía del domingo 27, lo que causó la demora en la distribución del diario La Nación e impidió la salida de camiones que debían repartir los diarios Clarín y Olé de ese mismo día.

Rápido de reflejos, el plus-centenario diario argentino (cuya planta impresora fue liberada primero) realizó una segunda edición donde colocó en portada lo que estaba sucediendo con una foto central.

La imagen, tal como puede verse, muestra a un grupo reducido de personas en actitud pasiva, algunos incluso sentados en el suelo conversando y en el fondo se alcanza a ver una bandera con la frase: “Grupo Clarín ataca la libertad sindical”. El titulo, sin embargo, señala que “impiden la salida de La Nación y Clarín”; y la volanta resume la situación como un “Ataque a la libertad de prensa”.

28 de abril – Blanco y radiante.


(click en las imágenes para ampliar)

Al día siguiente, Clarín editó una doble portada siendo la primera completamente blanca (con excepción del logo) y la segunda encabezada por un contundente: “Fuerte repudio por el bloqueo a Clarín” precedido por una volanta (¿o cintillo?) que caracteriza la situación como un “Nuevo apriete contra los medios”. De esta manera responsabiliza al gobierno sin decirlo explícitamente, pone en serie la situación con otros acontecimientos anteriores definidos de la misma forma y generaliza el rechazo legitimando su posición. En la bajada del título define además a la situación como un “piquete” tratando de asociar el hecho a una medida de protesta fuertemente estigmatizada por la prensa masiva en los últimos años. La acusación al gobierno y el apoyo popular del diario busca ser reforzado con los cuatro recuadros de tapa que acompañan la noticia: “La oposición reclama juicio político para la ministra Garré”, “Indignación ante los quioscos y un alud de cartas de lectores”, Kirchbaum: “El método de la arbitrariedad”, Van der Koy: “Ofensiva sindical funcional a los K”.

La Nación, socio en varios emprendimientos mediáticos del Grupo Clarín y otro de los perjudicados por la situación, comparte el enfoque del diario fundado por Roberto Noble asignando responsabilidades al gobierno nacional y ubicando al hecho en la misma serie a la que alude como “Nueva embestida contra los medios”. Mantiene, por otra parte, el planteo que había realizado el día anterior ubicando al hecho como un ataque contra la “libertad de prensa”.

Como dato de color, véase el print de pantalla de la monotemática portada de la edición digital del diario Clarin, capturado por el muy buen blog periodístico Señales.

29/04 – Voz de mando

El martes 29 ambos diarios vuelven a jerarquizar el tema al máximo encabezando sus portadas con críticas al gobierno nacional. Clarín cambia “piquete” por “bloqueo” y repite la fórmula del “nuevo apriete”. Introduce por primera vez en portada las vinculaciones con el líder de la CGT (“Activistas vinculados a Moyano impidieron el domingo la distribución de Clarín”) y califica curiosamente el comunicado de la Ministra de Seguridad como “parcial e intencionado”. Mantiene la búsqueda de legitimación con recuadros como “Masiva reacción solidaria de los lectores de Clarín” o “Scioli, Schiaretti, la UIA y la Iglesia se suman al repudio”. Sin embargo, lo más llamativo es que personaliza al gobierno y le asigna a esta encarnación del Leviatán una cita textual (!): “No hubo ataque a la libertad de prensa”.

La Nación, por su parte, define a la situación como un “acoso” y habla desde el epígrafe de la foto de un “escándalo político”.

30/04 -No estamos solos…


El miércoles es el primer día que Clarín menciona en la portada a La Nación como otro de los damnificados. Hasta aquí solo había destacado su perjuicio individual. Paradójicamente, ese día la sábana inicial del diario fundado por Bartolomé Mitre baja la jerarquización del caso para ceder espacio a la “polémica” ocasionada por la entrega del premio “Rodolfo Walsh” por parte de la Facultad de Periodismo de la Universidad Nacional de La Plata a Hugo Chavez Frías, Presidente de Venezuela.

En Clarín vuelven a referirse a la acción que impidió la salida de los diarios como un “piquete” al que caracterizan como “moyanista”.

31/03 – Una cámara para cada uno.


El jueves el “bloqueo” volvió a hacer cumbre en las portadas. Clarín, en ininterrumpido plan legitimador, destacó el voto unánime de repudio por parte del Senado y La Nación, en cambio, convirtió en título un juicio de valor del diario respecto de una “polémica” declaración de la Ministra de Seguridad.

Párrafo aparte merecen los dos cuadros que acompañan el titular principal de Clarín: “Moyano volvió a desafiar: ´No vamos a retroceder´” y “Cristina avaló un aumento de 24 % para los camioneros”. De esta manera, el diario de mayor circulación a nivel nacional vuelve a asociar al Secretario General de la CGT con los acontecimientos y, con relativa sutileza, aprovecha para vincular al gobierno nacional a partir la la alianza que les asigna a ambos actores y que es eje de permanentes críticas desde sus páginas.

01/04 – Por H o por B


El viernes Clarín quita el primer lugar de la portada al tema aunque cede ese espacio para golpear nuevamente a Hugo Moyano y cuestionarlo entre sus pares. El “bloqueo” queda relegado e ironizan respecto de los argumentos que se entregaron por parte de las fuerzas de seguridad acerca de la inacción de la Policía Federal para levantar la medida de fuerza que impedía la circulación de los diarios. “Insólita excusa”, señala.

03/04


El sábado el tema se cae de las portadas por primera vez en seis días. Sin embargo fue solo para tomar impulso, ya que el domingo, al cumplirse una semana de la medida de fuerza, Clarín vuelve a cederle la cabecera con un titular impersonal tributario del célebre “ahora dicen”: “Involucran a Moyano y al Gobierno en el bloqueo contra Clarín”. Lo paradójico no pasa por el hecho de que tanto Clarín como La Nación ya venían estableciendo esa relación desde el primer día, sino que en la misma bajada de la noticia el sujeto plural del título se singulariza en Luis Siri, “quien lideró la semana pasada el piquete (sic)”. Entonces, quienes más “involucran”…

El tema vuelve a serializarse en el marco de “Ataques a la libertad de prensa” y, en este caso, es reforzado con la nota que se encadena a la principal y que se titula  “expectativa opositora tras el llamado a defender la democracia”.

Con botones (a modo de cierre)

Tal como puede extraerse de los ejemplos anteriores, Clarín y La Nación compartieron el encuadre y jerarquizaron las derivaciones del reclamo de los trabajadores como el tema principal de la semana, al menos desde sus portadas. No obstante, poco pudo enterarse del motivo de la protesta quien observó estos medios desde el puesto de diarios. Por el contrario, ambos matutinos optaron por destacar las consecuencias del hecho, asignarles ciertas interpretaciones y endilgar responsabilidades políticas al gobierno nacional (por omisión) y al sindicalismo alineado bajo la figura de Hugo Moyano (por acción).

Por otro lado, este acontecimiento fue caracterizado nuevamente como un “ataque a la libertad de prensa”, un “apriete” y una “embestida contra los medios”. Palabras mayores y preocupantes para todos los interesados en el mundo del periodismo, pero que corren el peligro de transformarse en el lobo de la fábula de Juancito si no son sostenidos con argumentos lo suficientemente sólidos como para demostrar que son esos los principios puestos en juego y no intereses económicos y políticos de las empresas informativas involucradas.

¿Y del reclamo por la libertad sindical que se supone que fue lo que ocasionó la protesta? Solo una bandera se coló en la portada de la segunda edición del diario La Nación del 27/03.

Ahora si, todo queda más claro (!?).

Read Full Post »